Noticias Ver todas

Oat Meals, la nueva moda de comida sana

Que comemos mal es un hecho que se demuestra desde hace años. La culpa?, nuestro ritmo de vida, nuestro estrés continuado y sobre todo la imposibilidad de llevar a cabo toda la teoría que tenemos aprendida y que en la mayoría de las veces es imposible poner en práctica en nuestro día a día. Pero además, la comida influye en nuestro estado de ánimo. A más grasas ingeridas, más sensación de malestar y de agobio. Hoy desde Piquio.com te recomendamos lo último en comida sana y es que parte de la ciudadanía de Nueva York se lo ha tomado en serio. Aquí ya se puede comer bien y sano. Pero, además, se puede innovar. Es lo que ha hecho Samantha Stephens, una exconsultora de J.P. Morgan que hace un año dejó el maletín de financiera para liderar un proyecto gastronómico que se presenta como reclamo internacional. Ella es la impulsora de las Oat Meals, unas terrinas con una pasta de avena molida que se puede mezclar con agua o leche, y sobre la que caen toppings de todo tipo: fruta, queso, trufa, crema de cacahuete...

En su pequeño local del East Village (120 West Third Street) ya hacen cola hordas de gourmets queriendo probar esta delicia que se vende desde cuatro dólares y que empieza a ser habitual de la dieta de muchos de los actores y músicos que viven en esta zona de Manhattan. "Estaba harta de que siempre comiéramos mal, yo antes tenía sobrepeso, pero adelgacé y me ayudaron las oat meals, que no tienen más de 50 calorías", comenta Stephens.

En este pequeño café todo sigue teniendo ese aroma de granja americana, pues precisamente las oat meals son una versión sofisticada de una comida de campesinos propia del norte de Europa y Escocia, y sobre la que Stephens ha puesto su sello para hacerlo más divertido y atractivo a la vista y al gusto. Esta papilla de cereales sabe a gloria si las pruebas con queso, bacon y trufa, o si por el contrario quieres añadirle nueces, fresas, melocotón y miel. Un fast food sano y barato que al que medios como The New York Times o Wall Street Journal ya han dedicado más de un artículo de alabanza.